Decálogo del Buen Pescador: Recomendaciones para la captura y devolución de peces

La pesca deportiva es aquella actividad cuyo objetivo es la recreación y el esparcimiento que consiste en atraer, capturar y liberar diferentes especies de peces y para ello, se necesita el dominio de una o varias técnicas y un equipo diseñado especialmente para realizarse como caña, carretel, línea, anzuelos, señuelos (elementos artificiales que atraen a los peces) y carnada (cebo natural).

Entre las principales modalidades de pesca deportiva se encuentran: Spinig, Casting, Troleo, Jiggin, Mosqueo, Sufcasting, pesca en hielo.

Sin embargo, la pesca es una actividad que debe hacerse de manera consciente y responsable y sobretodo, sabiendo que los peces se reproducen en un periodo determinado, en un sitio específico, que lo hacen cuando alcanzan un tamaño particular, que los peces poseen diversos tiempos de desarrollos y estrategias reproductivas y que todo esto depende de la especie.

No olvidar que si usted practica pesca deportiva en agua dulce o salada debe concentrarse en no pescar en lugares y fechas con vedas de pesca declaradas y tener presente el sentido ético al devolver todas las capturas al agua sin importar su tamaño, para conservar el equilibrio ambiental y el respeto por la vida silvestre.

Si amas la pesca respeta a los peces. ¿Quieres volver a pescar el año próximo? Deja que esa hembra deje sus huevos… y espera el resultado.


Recomendaciones para la captura y devolución del pez

Todos los pescadores deportivos buscan la conservación y respeto de las especies que capturan, para causarles el menor daño posible y devolverlas al mar o ríos.

Si su intención es devolver el pez a su medio causándole el menor daño posible no alcanza sólo con su buena voluntad, es necesario un manejo correcto. Para eso le brindamos aquí información y consejos teniendo en cuenta que una buena devolución garantiza un porcentaje de supervivencia cercano al 100%.

Esto no es una guía ecológica, pero su aplicación hará que usted pesque más, su captura sobreviva y el ecosistema esté en armonía. Tampoco pretende imponer ni enseñar cómo se debe obrar, sino simplemente brindar información recomendando la práctica de menor impacto.  Así que presta atención a las siguientes recomendaciones

Anzuelos a utilizar

  • Utiliza anzuelos pequeños para evitar lesiones en los ojos, cráneo y cerebro.
  • Utiliza anzuelos con el borde plano o aplastado, ya que son los que menor daño causan y aumentan la tasa de supervivencia del animal. Esto se debe a que este tipo de anzuelo es mucho más fácil de sustraer y ayuda a evitar que la mosca se estropee en el momento de sacarla.
  • Use en lo posible anzuelos oxidables, ya que se corroerá en la boca del pez en caso que le quede algún pedazo.
  • Trate de usar anzuelos de pequeño tamaño. Los anzuelos grandes son fatales para los peces chicos ya que les causan lesiones en los ojos, cráneo y cerebro.

Mantenerlo en el Agua

  • Lo ideal es no sacar al pez del agua. No lo expone al aire y evita la posibilidad de caídas accidentales.
  • La exposición prolongada al aire y consecuente falta de oxígeno es
    una de las causas más frecuentes de muerte.
  • Si lo hace, tenga en cuenta que a partir de los 15 segundos empiezan los daños neuronales.

Reducción del Pez

  • Al sostener al pez no uses guates. Lo ideal es que te mojes las manos antes de sostenerlo.
  • Si usa un guante para sostener al pez, mójelo antes de utilizarlo y tenga la precaución de lavarlo cada día. Guardarlo sucio o húmedo provoca la proliferación de bacterias por la descomposición del tegumento que quedó en la tela, y que luego se trasmitirá a los otros peces.
  • Intenta que en el momento de lucha, el tira y afloja, dure lo menos posible, ya que será en ese momento cuando más daños pueda sufrir el pez.
  • Los que tienen nasa o red hecha con nudos o muy áspera, no son adecuadas porque lesionan al pez, le quitan mucus y pueden llegar incluso a arrancarle escamas.
  • Si el pez lucha, déjalo ir con la línea. Eso lo cansará y lo dañará menos.

Manipulación

  • Intenta manipular y tocar al pez lo menos posible, así evitarás quitarle esa primera barrera que tienen los peces para defenderse de muchas agresiones del medio ambiente.
  • Si lo tocas mejor hazlo suavemente, que no lo note mucho, pues de hacerlo mucho, podría entrar en pánico.
  • No aprietes el pez. Usa la presión justa para que pueda deslizarse pero con mucho cuidado para no lesionarlo.
  • No aprietes el pez. Usa la presión justa para que pueda deslizarse pero con mucho cuidado para no lesionarlo.
  • No levantes al pez cuando está colgado del anzuelo, ya que si se encuentra clavado en una zona blanda, puede provocarle un desgarro.
  • Nunca arrastres el pez por la tierra, ¡eso le causará tremendos daños!
  • Nunca, pero nunca le metas los dedos por las agallas, es un grave peligro, incluso lo podrías matar. . Use fórceps. Los dedos en las agallas y las caídas son mortales.

Peso y Medición

  • Si va a pesar al pez, siempre hágalo mediante un copo. Nunca lo introduzca en una bolsa; le retirará el mucus que lo recubre.
  • Aproveche el momento de la recuperación para registrar con un centímetro de costurera las medidas del pez.

Toma de Fotos

  • Los peces nos dan una gran satisfacción al ser engañados por nuestros señuelos, pero no son modelos publicitarios: si puede obviar las fotos, el pez le estará agradecido.
  • Si le va a sacar fotos considere la posibilidad de tomárselas mientras está dentro del agua. Las más lindas fotos son aquellas en que el pez está en su medio y el pescador lo sostiene suavemente sin sacarlo: en el agua los peces lucen sus mejores colores que pierden ni bien los sacamos.
  • Si va a levantar al pez, téngalo fuera el menor tiempo posible, siempre en cuclillas o arrodillado y nunca sobre la tierra o piedras; si resbala que al menos caiga al agua y desde poca altura.
  • Manténgalo sumergido hasta que la cámara esté lista y luego entre foto y foto sumérjalo. Que el tiempo fuera del agua no exceda de quince segundos porque aumenta exponencialmente la tasa de mortandad.
  • Si está sólo, confórmese con contemplarlo y si no, intente fotografiarlo en el agua. No fotografíe al pez sobre piedras, pasto o tierra ya que le ocasiona daños.
  • Si lo va a fotografiar, siempre recupere primero al pez durante unos minutos, luego sáquele la foto y después continúe recuperándolo un rato más antes de dejarlo ir.
  • Muchos peces mueren del golpe cuando se sueltan de las manos del pescador al ser levantados para tomarles la foto o, porque en esa misma situación, se escapan exhaustos sin haber sido previamente reanimados. Por ello reanímelos siempre primero, sáquese las fotos arrodillado para disminuir la altura y siempre hágalo sobre el agua.

Estrés y Cansancio

  • Trate que la lucha se prolongue lo menos posible para evitar extenuar al pez.
  • El uso de copo o nasa acorta notablemente el tiempo de lucha.
  • Use un número de equipo adecuado a la talla de los peces que espera encontrar. Si no lo sabe, infórmese; siempre es mejor que sobre a que falte: le permitirá abreviar la lucha y causarle menos cansancio.
  • Use el sedal más grueso que la situación le permita. Con un sedal delgado tardará más tiempo en lograr traer al pez agotándolo en extremo y tiene mayores probabilidades de corte: usted pierde la pieza y deja a un pez con una mosca clavada y un nylon colgando de la boca.
  • Si el pez es demasiado grande para su equipo y nota que no lo podrá acercar sin agotarlo completamente, considere la posibilidad de dejarlo ir, por ejemplo aflojando la tensión de la línea para ver si el anzuelo se desengancha solo si está mal clavado.
  • Una forma de compensar un equipo liviano es caminar aguas abajo del pez usando la corriente para acercarlo. Con un equipo liviano luchar contra el animal y la corriente no es posible y lo que se logra es agotarlo más allá de lo razonable.
  • Trate que la aproximación del pez sea lo más suave que pueda para evitar que entre en pánico. No lo remolque hasta la orilla como si lo tirase con un malacate; logrará traerlo rápido pero le generará un estrés que probablemente le cause la muerte tiempo después de ser liberado.
  • En la lucha y hasta la aproximación final y la quita del anzuelo impida que se golpee contra piedras o raíces. Por lo tanto en lo posible trate que las tareas de aproximación, recuperación y liberación sean en aguas lo más profundas que pueda, alejado de objetos duros. Es decir, mójese; vale la pena.
  • Se puede identificar a un pez estresado porque se pone pálido por la acción de la adrenalina, boquea abriendo las agallas espasmódicamente y entra en una especie de colapso. En ese caso extreme las tareas de reanimación prolongándolas hasta que el animal recupere su balance natural y movimientos usuales.

Extracción del Anzuelo

  • Trate de extraerle el anzuelo dentro del agua, sujetándolo con una mano del pedúnculo caudal mientras saca el anzuelo con la otra.
  • Si se tragó la mosca llévelo a aguas bajas y use fórceps para empujar la mosca hacia atrás hasta soltarla. Evita lesionar al pez y no rompe la mosca.
  • Si está muy adentro y pese a los intentos no pudo sacarlo, en última instancia no lo dude, corte el sedal lo más al ras del ojo del anzuelo que pueda y deje que se vaya.

Recuperación

  • Efectúe maniobras de recuperación previo a dejar al pez libre, sobre todo si se pone de costado o panza arriba
  • Manténgalo un rato enfrentado a la corriente sosteniéndolo suavemente de la cola y con la otra mano en la panza, para que el agua circule por sus agallas aumentando la oxigenación.
  • Asegúrese que tenga la boca abierta. Con peces muy grandes una alternativa es pararse en la corriente con el agua hasta los tobillos y ubicar al pez entre los zapatos de vadeo de modo que quede enfrentado al agua y que esta circule por su boca. Al no vernos ni sentirse sujeto se relajará y recuperará normalmente, partiendo sólo y sin ayuda pocos minutos después.
  • No haga movimientos hacia delante y detrás; la circulación inversa del agua por sus branquias es antinatural y puede dañar el aparato respiratorio del pez.
  • En aguas quietas como las de lagos y lagunas mueva al pez hacia delante con la boca abierta para que circule agua y se retire el aire de las cavidades. Evite la circulación inversa.
  • No realice estas maniobras cerca de la orilla para evitar el agua revuelta y sucia; los sedimentos y la arena no colaboran con la recuperación del pez.

Liberación

  • Trate de prolongar la recuperación hasta que se vaya escapando de nuestras manos por sus propios medios.
  • Tómese el tiempo que sea necesario. Allí puede aprovechar para sacar fotos y medirlo sin sacarlo del agua, si es su intención guardar otro recuerdo que la batalla que nos regaló.
  • Mientras lo sostiene no lo apriete, téngalo suavemente. Cuando afloje la presión sentirá en su mano un movimiento ágil de la cola, ese es el momento en que partirá libremente.
  • Nunca tire al pez al agua desde lo alto, mucho menos si son ejemplares de poco tamaño; si lo sacó del agua vuelva a introducirlo suavemente.
  • Libere el pez en una zona de corriente suave donde pueda terminar de recuperarse.
  • Libérelo siempre; la satisfacción que sentirá es inigualable y tal vez podrá volver a pescarlo. Aunque dude de su recuperación, la mayoría de las veces sobrevive. Aún cuando haya agotado todas las posibilidades de reanimarlo y no lo logre, en esa desigual pelea al menos él habrá merecido terminar en su medio.
  • Aún muerto un pescado servirá a toda una cadena de organismos que en poco tiempo serán alimento de muchos peces.
  • Respete las leyes de cada lugar, tenga en cuenta que la liberación es obligatoria en la mayoría de los ámbitos de pesca.
    Lea los reglamentos, allí encontrará información importante.
  • Libere todos los peces, pero ponga particular énfasis en los medianos y grandes, es decir los sexualmente mas activos. Los biólogos privilegian hoy la devolución de los individuos que representan la fracción más apta para la reproducción.
  • Los pescadores menos informados tienden a devolver los peces más chicos “para que crezcan”, y eso es un error. Estudios científicos han calculado que los salmónidos producen aproximadamente entre 1600 y 2400 huevos por kilo de peso.
  • Cuando su intención sea sacrificar un buen ejemplar, piense que no sólo lo sacrifica a él, sino a una enorme cantidad de descendientes que potencialmente lleva dentro de su cuerpo y que le permitirán seguir disfrutando de la pesca en años venideros.

Recomendaciones generales

  • Capture y libere. Devolvamos la vida al Rio.
  • Debemos proteger los peces del rio, dejarlos crecer hasta que se reproduzcan.
  • No arroje residuos sólidos al río.(en especial bolsa, latas, vidrios, botellas y papel)
  • Conserve el paisaje en su estado natural, no caze, no corte árboles, ni entierre basuras.
  • Al usar la playa, por favor retirar los desechos que produjo durante su estadía. (eso incluye cascaras, semillas, u otros productos residuales de origen vegetal o animal)
  • Conserve las riquezas naturales del departamento o la zona
  • Siempre use chaleco salvavidas al momento de practicar este deporte.

Fuente: http://neuquentur.gob.ar/es/pesca-deportiva/7571/decalogo-del-pescador/
Comisión Decálogo del Magazine Digital del Fogón Mosquero (Daniel Alejandro Togni, Diván, Guillermo Tusini, Ricardo Murtagh)

1 comentario en “Decálogo del Buen Pescador: Recomendaciones para la captura y devolución de peces”

  1. Es uno de los mejores artículos gue he visto en las redes y para que lo pongamos en práctica todos. Felicitaciones al grupo de pesca FuegoVerde Medellín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × dos =

0
× Whatsapp